Seguidores

viernes, 4 de diciembre de 2015

Tiempo y cielo.

La vida aprieta y a veces ahoga. Sales, respiras, e intentas volver a llenarte los pulmones con cualquier mensaje que te salve el día a día.
Intentas y tientas a partes iguales. Pero nada cambia.
La vida sigue su curso y muy a menudo te falta fuerza para poder alcanzarla. Tiempo y velocidad que sobran cuando se trata de intentar hacerte feliz.
Tiempo y ganas que me faltan cuando se trata de intentar hacerlo por mí.

Cosas que eran y no son. Cosas que no van a peor, pero que evoluionan y se quedan en standby.
Cosas que solo crecen si las alimentan dos.

Y es que llegan tiempos difíciles.
Diciembre pinta más negro que nunca, y nunca me ha gustado la palabra decisión.
Porque la vida aprieta y a veces ahoga.
Por eso, aprovecha todo el aire que te ofrezca para llenarte los pulmones de las ganas que te faltan.
Porque mientras existan las ganas, nos sobra todo lo demás.

2 comentarios:

  1. Y exactamente eso es lo que rezuman cada una de tus palabras, ganas de vivir haciéndolo de la mejor manera que se sienta, sin sortear el dolor ni vanagloriar la alegría, sino sabiendo que la vida es un baile de los dos y tú llevas los mejor zapatos ;)

    ResponderEliminar
  2. "Porque mientras existan las ganas, nos sobra todo lo demás".
    Cuanta razón! Sigue escribiendo así de bonito.

    ResponderEliminar

Entradas.