Seguidores

jueves, 24 de septiembre de 2015

Querido Otoño.

Nunca se sabe si es soltarse para volar, o si es soltarse para caer.

A veces dudamos de si es caer para levantarnos, o si es porque la vida no para de ponerte donde ella cree que te mereces.
De como solías mezclar todas las dudas con sus radios de acción, buscando ese grado de amor en bocas que cerraban su perímetro a tu mundo cada mañana. Quién sabe. Quizás no sean nuestras intenciones lo que nos definan,
pero tengo la certeza que de las dudas también se aprende, y que dudarse después de tanto tiempo, también es bonito.

Porque hay radios de acción que llegan a vidas que nunca habías tocado.
Porque hay grados de amor que te llegan de vidas nuevas envueltas en papel de regalo.
Porque quizás, el perímetro de tu boca acabe convirtiéndose en el perímetro del mundo de alguien.

Porque aunque siempre dé miedo escribirlo, pensarse en el plural del presente es ponerse otra vez delante del precipicio;
y lo cierto es
que nunca sabremos a ciencia exacta
si es soltarse para volar,
o si es soltarse para caer.

Pero a mí me gusta creer en lo primero.





















                                                                                     Gracias al blog de la chica a la que no le gusta su nombre por tanta inspiración. 

2 comentarios:

  1. Me encanta, es increíble como lo hilas todo y consigues crear una atmosfera que invita al volar entre las dudas mientras te dejas caer en el querer, a ti o a esa persona que volvió a reactivar tu rojo corazón... Me encanta ;)

    ResponderEliminar
  2. me encanta tu blog, por eso te he añadido a la lista de mis blogs favoritos de mi página, pásate y la ves! unasonrisacomolatuya.blogspot.com

    ResponderEliminar

Entradas.