Seguidores

domingo, 1 de marzo de 2015

Mi corazón sigue dejando flores en su puerta.

Las chicas tristes escriben que podrías haber dejado tu maleta en mi vientre.
Podrías haberla olvidado.
Pero que, en lugar de eso, no hacías más que viajar en círculos
en bucles,
recordando todo menos las razones que te daba para quedarte.

Puede que aquellas razones no valiesen mucho.
Es más. Seguramente no eran ni razones. Pero debes saber
que hay corazas
que nacen de una sola estocada
y no dejan ser más que todo esto que ves, pero sí mucho más de lo que puedes llegar a imaginarte.

Todo empezó como empieza hoy Marzo en el calendario,
y como llevan terminando todos los inviernos; buscando el escalón hacia la boca correcta,
y haciéndome entender una y otra vez  que las flores muertas no pueden morir dos veces.

Lo de que siempre todo vale, pero ya nunca nada - ni yo- es suficiente.

Como cuando escribo lo que siento y lo dejo en borradores.
Como cuando te llevas la maleta y te dejas las ganas olvidadas en mi vientre,
apretadas entre el botón del pantalón,
las conjeturas del corazón,
y la sonrisa de que aquí dentro todo es calma aparente.

Pero lo cierto es que mi corazón,
cada vez más pequeño
cada vez más duro
cada vez más hueco
sigue dejando un ramo de flores en tu puerta..

..solo por si, únicamente, algún día vuelves a pasarte. 


                                                                          












Y benditos los ojos de quién sepa ver la magia de eso.
                                                                           Ojalá, benditos tus ojos. 

2 comentarios:

  1. Me encantó como no tienes una idea. Gran post!

    ResponderEliminar
  2. una maravilla.
    Quién no ha esperado o espera a que alguien vuelva...
    Un abrazo! Sigue así, escribiendo!

    ResponderEliminar

Entradas.