Seguidores

sábado, 13 de julio de 2013

Veranos de quién sabe si nos volveremos a encontrar.

Querido julio:

Quería contarte que aunque no lo creas,
he aprendido a vivir con menos cicatrices en ese punto exacto de mi cuerpo,
y con más amor del que tú jamás habrías sabido contenernos.

He aprendido que a veces,
lo que no es capaz de darte un invierno,
es un verano el que llega para demostrarte que siempre hay alguien dispuesto a saltar por ti.

He visto como hace un año ponía rumbo a Madrid
y cierto grado de amor me daba en cierto punto exacto de mi cuerpo,
haciendo que aquella noche, y tras un concierto, tuviera destrozado algo más que los pies.

He visto cómo diciembre daba una nueva oportunidad,
y tras tres meses de invierno,
la dejabas tirada en medio de un cercanías y unas sábanas mal puestas.

He sabido lo que es coger un avión para poder escapar.
Lo que es querer a tres mil metros de altura,
y echar de menos a 1364 km de distancia.

He aprendido a reescribir y rectificar.
A frenar para aprender a vivir y a vivir para saber por quién merece la pena correr. 
Ya sabéis, eso de las primaveras de vidas nuevas. 

He sido capaz de ver a la persona que más me importa perder por lo que más ha luchado,
y que a su vez, él ha aprendido que a veces, cuando un despacho se vacía,
es un corazón el que se llena.

Es lo que nadie entiende de las cosas malas; que cuanto más grandes sean ellas, más grande te haces tú. 

Que de este año ya llevamos escrito la mitad,
y que quién sabe lo que nos guarda el fin de cada mes que está por llegar;

Pero pase lo que pase, he aprendido que todo acaba dependiendo del cómo.
Y que el cómo,
sólo depende de ti. 

Querido Julio:
necesitaba escribirte. 


9 comentarios:

  1. ¡Que entrada más bella! me has conmovido mucho, y me he identificado bastante... muchas de esas cosas, que has aprendido en lo que va de este año, yo también las he descubierto; Algunas las aprendí por las buenas, pero la mayoría, a base de dolores, traiciones y sacrificios... de eso se trata ¿no?, la manera más dura, siempre es la mejor manera de aprender. Y así, sin darnos cuenta, hemos madurado más de lo que se pensaba posible, desde enero, hasta julio.

    Lo repito, maravillosa entrada. Espero nos sigamos leyendo. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. A veces es necesario hacer un recuento, enviar a la papelera de reciclaje la tristeza y entonces nos damos cuenta que hemos vivido y no vegetado. Se puede uno subir a muchos aviones e intentar escapar, pero sólo cuando decidimos hacer borrón y cuenta nueva, aceptando lo inevitable se hace realidad esa verdadera última frase:" El cómo depende de nosotros."
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Hola! Genial entrada, me ha gustado mucho! esa mezcla de historia de amor, explicando lo que es el amor a distancia, lo que conlleva lo que duele... También me ha gustado mucho cuando dices que las cosas malas cuanto más grande sean más grande te haces tú... estoy totalmente d eacuerdo!! sea como sea, tal y como dices, Julio y el verano ya está aquí, mucho ánimo!

    cuando quieras te espero en:
    http://sensaciondeamanecer.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  4. Totalmente de acuerdo con el final del texto, puede que no esté totalmente en nuestras manos el elegir el que vivimos y lo que no, pero lo que si lo esta y lo estará siempre será el como lo vivamos ;)

    ResponderEliminar
  5. Me encanta el texto. Es muy inspirador y precioso. Me he enamorado de tu blog, así que tienes nueva seguidora :) Pásate po mi blog para decirme qué tal te parece.
    Besos.

    quieroperseguircontigoelamanecer.blogspot.com

    ResponderEliminar
  6. Impresionante, tienes talento, ¡no lo dudes!

    ResponderEliminar
  7. Escribes perfecto, no me la puedo creer...

    Saludos(((:

    ResponderEliminar
  8. me encanto!! que bonito escribes, yo tambien escribo pero ni la mitad de bien (creo) :)

    ResponderEliminar

Entradas.