Seguidores

viernes, 1 de febrero de 2013

Febrero de amores perdidos.

-¿Estás bien?
-Sí. -contestó ella.
Se encontraban sentados el uno frente al otro en el sofá azul marino de aquel pequeño salón, un sofá que, aún siendo bastante grande, a ella le parecía demasiado incómodo.
Llevaban un rato callados sin más sonido a su alrededor que el tic tac del reloj del armario empotrado delante de ellos. La ropa seguía esparcida por el suelo, y pese a que al otro lado de la ventana acechaba el temporal de un Febrero en la capital, ninguno parecía tener frío entre aquellas paredes.
-¿Estás segura?
-Sí. Bueno -dijo tras un segundo.- No. En verdad no. En verdad odio todo esto. -dijo mirando a su alrededor con rostro sombrío.
-¿Todo esto? -dijo él frunciendo el ceño.
-Sí, esto no es lo que quiero.
Él la miro, esperando que siguiera. Ella cogió aire, y tras una breve pausa, continuó.
-No quiero vivir así para siempre, no quiero verte despertar por las mañanas ni verte reír sabiendo que dentro de 24 horas ya no estaré aquí para verlo. No quiero volver a decirte que te quiero estando a dos mílimetros de ti ahora y sabiendo que mañana estaré a más de 500 km. No quiero seguir oyendo el maldito sonido de las manecillas de ese reloj reórdándome el tiempo que nos queda. No quiero parar de hacerte el amor y sobre todo no quiero coger ese tren mañana; No quiero nada si tú no estás conmigo.
Él se quedo mirándola un largo rato, hasta que por fin alargó los brazos y la atrajo hacia si, la apretó contra su pecho y la besó en la nuca.
-Sabes que esto es lo único que podemos tener por ahora. -le susurró en el oído. -Pero algún día estaremos juntos de verdad. Y para siempre.
-¿Tú crees? -susurró.
-Claro -dijo esbozando una sonrisa cansada- Todos los grandes amantes de la historia han vivido separados, y sin embargo sus historias han sido las mayores historias de amor jamás contadas. Romeo y Julieta, sin ir más lejos.
Ella se giró y le hizo una mueca burlona.
-Eso es lo que siempre te digo yo a ti, bobo.- dijo entre risas.
Él se unió a sus risas hasta que sus respiraciones se fueron acompasando al ambiente calmado de aquella habitación.
El sol se había escondido hacía ya rato y la única luz que había en ese momento era la de las farolas entrando por la ventana.
Estuvieron callados lo que parecieron siglos, hasta que ella por fin rompió el silencio.
-No me dejes marchar. - dijo en apenas un susurro.
-No lo haré.
-¿Lo prometes?
-Te lo prometo.


Había pasado mucho desde aquel fin de semana y más en concreto de aquella conversación.
En verdad, no sabría decir cuánto tiempo, pero sí el suficiente como para que los años se le hubieran anidado en forma de canas y los errores no formarán más que parte de él y no sacos a la espalda.
A pesar de las muchas piedras en el camino, la vida se había portado bien con él.
Conoció a la que sería la mujer de su vida a la salida del trabajo y con la que pasaría sus mejores años.
Tuvo tres hijos preciosos y los crió con todo el amor que pudo. Podría decir que su vida era perfecta.
Era feliz, y cada vez que lo pensaba más de acuerdo estaba: Tomó la decisión correcta.
Pero lo cierto es que no pasó ni un sólo día en el que no se arrepintiera de haber tomado otra decisión.
No pasó ni un sólo día en el que no se arrepintiera de haberla dejado marchar.






5 comentarios:

  1. adoro febrero porque es el mes del amor y de mi cumple*-* me gusto tu entrada n.n

    ResponderEliminar
  2. Muy buena entrada! hay una fraseque es perfecta para esta entrada que dice mas o menos así:
    ' a veces se desprende mas energía discutiendo con alguien a quien amas, que haciendo el amor con alguien a quien aprecias'
    Pero la distancia no es tan fácil como una promesa... los problemas son aveces demasiado para las personas y aunque duele a veces amar no es suficiente.

    ResponderEliminar
  3. Buen relato. Creo que a todos nos ha pasado, aun cuando somos lo suficientemente jóvenes como para no poder mirar hacia atrás con la vida ya hecha. Pero sí he sentido, yo al menos, incluso en instantes de plena felicidad, que alguna decisión del pasado debió ser diferente. En fin, vivir es saber convivir con eso, también. :-)

    >>>>> atlantis2050.blogspot.com <<<<<

    ResponderEliminar
  4. nonnonono, que hermosura de entrada! Tanta ternura junta! Es preciosa♥ Un beso enorme, linda, que tengas una buena semana y un buen febrero, te sigo, sin dudas ! :D ♥

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola de nuevo! Hay un meme/test sobre libros en mi blog, tal vez te apetezca hacerlo o traértelo para el tuyo: 7 pecados capitales. :-)

    ResponderEliminar

Entradas.