Seguidores

jueves, 8 de noviembre de 2012

Skinny love.

(...)
-Oye, en serio, estás muy feliz últimamente ¿eh? Cuéntame tu secreto, anda. Drogas, ¿verdad?
Ella se rió y se puso frente a él.
-Vale, está bien, te lo contaré. Pero es un secreto. No puedes decírselo a nadie. ¿Prometido?
-Prometido.
-El truco está... en el perejil. -dijo, intentando no reírse.
-¿Cómo?
-Sí sí, en el perejil -dijo ya sin poder aguantarse la risa-. En fumar perejil, levantarse bailando, cantar a todo volumen en la ducha, correr sin motivo, ponerle buena cara a los lunes, y añadirle a todo un buen chorro de Vodka. 
Él empezó a reírse también.
-Osea, que el amor lo puede todo, ¿no?
Ella se quedó callada un momento.
-No. La verdad es que no. -dijo poniéndose seria-. El amor, si acaso, nos destruye un poco más. 

5 comentarios:

  1. Es verdad, pero yo creo que solo por esos momentos felices vale la pena:)
    Seamos siempre felices, y aprender a pasar un poco de las malas situaciones creo que es la clave!
    Un besitoo:)

    ResponderEliminar
  2. Si pero estamos atados al amor...
    ¡Un besazo! :)

    ResponderEliminar
  3. Voy a ponerle perejil a mi vida a partir de ahora ;)
    Un besito!

    ResponderEliminar
  4. Yo creo que no es incompatible, el amor lo puede casi todo, aunque a la vez nos va destruyendo poco a poco por dentro...

    atlantis2050.blogspot.com

    ResponderEliminar

Entradas.