Seguidores

viernes, 12 de octubre de 2012

La vida en los labios.

-¿Crees que los corazones se pueden guardar debajo de un colchón?
Su voz rompió el silencio de la pequeña habitación, retumbando por las paredes, aún habiéndolo dicho en apenas un susurro.
La pregunta, por un momento, le descolocó. Se removió en la cama, se giró hacia ella y se quedó un rato mirándola. Eran más de las tres y media de la mañana, pero ninguno de los dos parecía tener sueño aquella noche.
Con una mano empezó a acariciar su espalda desnuda de arriba a abajo, hasta que por fin se dispuso a hablar.
-¿Por qué lo preguntas?
-No sé -dijo-. ¿Nunca has tenido la sensación de haber enterrado algo, de haberlo dado por olvidado, pero aún así sentir que sigue ahí?
Se quedo callado un instante. Reflexionando sobre aquello.
-Creo que estás confundiendo dos conceptos.
-¿Cómo?
-Sí. Mira, todos hemos sufrido alguna vez, a todos nos han hecho daño, y todos hemos guardado el corazón debajo de algún colchón, armario o cajón para que nadie vuelva a hacerle daño, pero el error que todos cometemos es intentar olvidarlo. Fingir que no nos importa, que nunca ha pasado -dijo mientras le quitaba un mechón de la cara-. Tú no puedes olvidar tu nombre, al igual que no puedes olvidar tu número de pie, tu película favorita o el primer beso que diste, ¿a que no?  No estamos hechos para olvidar.
-¿Y para qué estamos hechos? -susurró ella.
-Para vivir -dijo él, con una sonrisa-. No podemos aprender a olvidar, pero sí a superar. A afrontar. Cuanto antes comprendas que no podemos olvidar nuestro pasado, tanto a las personas que nos han hecho daño como a las que no y antes empieces a aceptar que forman parte de ti, antes empezarás a vivir de verdad.
Esta vez, la respuesta la descolocó a ella. Se quedo callada, pensando sobre lo que le había dicho.
-Osea, olvidar frente a afrontar.
-Exacto.
-¿Sabes? me gusta cuando hablas de cosas serias -dijo, esbozando una sonrisa.
-Es lo que consigues haciéndome ciertas preguntas a ciertas horas -contestó, devolviéndole la sonrisa.
Ella se río, o al menos, lo intentó. Estaba demasiado cansada.
-¿Tienes sueño? -le preguntó.
-No - mintió ella mientras se le iban cerrando los ojos.
Esbozó media sonrisa y la abrazó, pero antes de caer dormida en sus brazos, escuchó una última cosa.
-Aún, después de todo, creo que todos hemos dejado trocitos de nuestro corazón debajo del colchón de alguien, pero, ¿sabes qué? al final lo único que importa no son los trozos rotos debajo del colchón. Lo único que importa es a quien tengas encima de él.
Y ese alguien, eres tú. 

16 comentarios:

  1. Me encanta esta entrada. Es increíble. Y no puedes tener más razón: intentar olvidar solo sirve para hacernos recordar. Lo mejor es aceptar el pasado y guardarlo en un rinconcito donde no duela´.

    Un besito :)

    ResponderEliminar
  2. Vaya... me he quedado sin palabras, es una entrada verdaderamente preciosay tienes toda la razon por mucho que queramos olvidar algo no podemos "no estamos echos para olvidar"

    un ¡¡besazo!!

    ResponderEliminar
  3. Oooh! Un texto precioso, pero sobre todo me gusta la frase final. Es... perfecta :) Sigue así!
    Un abrazo de http://utopiainthemoonlight.blogspot.com/ & http://elcaminoquesigoempiezayacabacontigo.blogspot.com/ :3

    ResponderEliminar
  4. amé cada palabra que escribiste, me encantaaaaaaaaaaaaaaa♥ estuve chusmeando entradas mas antiguas, y realmente me encantaron :D Gracias por leerme, por comentarme y por toda tu buena ondaa! Graciaaas :D Te sigo :B Un beso enorme, que tengas un hermoso fin de semana♥

    ResponderEliminar
  5. I-N-C-R-E-Í-B-L-E texto, me encanta ;) Creo que es uno de los textos que mas me ha gustado, atrapado y me he sentido identificada con cada letra escrita...Solo puedo darte las gracias por compartirlo

    ResponderEliminar
  6. Estás para escribir un libro, sinceramente... Yo lo compraría :) Me hiciste pensar mucho y ahora entiendo varias cosas mas que antes. Me encantó, te felicito! De verdad, el mejor texto que leí en toda mi vida (y no es por quedar bien con vos, soy sincera) Un beso linda, y suerte!

    ResponderEliminar
  7. Preciooooooooooso:) Me ha encantado la verdad! :) Oye y que bonitoo el tatuajee! Es dee aguja?
    Un besitooo^^

    ResponderEliminar
  8. buah que pasada! Ahora mismo haberme encontrado con este texto me ayuda mas de lo que te crees...enserio es precioso.
    Me gusta como has desarrollado el papel de el.
    un saludo!

    ResponderEliminar
  9. DIOS MIOOOOOOO*-* ESCRIBES GENIAL! me encanta el blog^^me gustaria que te pasaras por el mio, www.elzoodelsllibres.blogspot.com ya te sigo! me sigues?


    un beso cielo<3

    ResponderEliminar
  10. No podemos hacer una selección de lo que queremos o no recordar, y tenemos que aprender a avanzar, aunque duela :)

    ResponderEliminar
  11. Sos una genia! está buenisimo, te sigoooooo
    BESITOSSSS

    ResponderEliminar
  12. Chico listo. Debajo de mi colchón no hay ningún corazón. Hay que llevarlo siempre visible y expuesto. Eso sí, nos lo romperán muchas veces. Pero me da igual, no pienso olvidar ninguna... :-)

    atlantis2050.blogspot.com

    ResponderEliminar
  13. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  14. creo que mi corazón esta en algun cajón, pero no soy capaz de recordar en cual.... Un tatuaje precioso!
    Besitos
    Con café y tacones

    ResponderEliminar

Entradas.