Seguidores

miércoles, 31 de agosto de 2011

Sumergirme en el peor de tus encantos, en la mayor de tus locuras.

Y nunca lo he sabido muy bien, pero cuando llueve ella siempre se siente bien, siempre se siente segura. Le enamora ver el agua caer, el cómo se van vaciando las calles y el cómo va sintiendo su ropa mojada en la piel. Sólo cuando llovía era feliz del todo, era ella misma, y es que cuando llueve se siente capaz de dejarlo todo, de salir corriendo, de ir a la otra punta del país si así se lo hubiera propuesto...
Y es que ella quería ser como la lluvia, para así poder chocar con tu piel, olerla, tocarla, besarla, quería ir deslizándose por ella lentamente...sin prisa, sin pausa, quería activar tus sentidos, mandarte escalofríos, que tiritases, que suspirases...
Ella quería mojarse la inocencia, y a ti con ella.
Por eso siempre espera ansiosa a que anuncien que se avecina lluvia, que se avecina tormenta.Y de las grandes.

2 comentarios:

Entradas.